AQUELLOS SILENCIOS QUE MI ALMA HA GUARDADO DURANTE TANTOS AÑOS,AHORA HABLAN EN ESTE RINCÓN PERDIDO, EN EL QUE SE ENTREMEZCLAN LOS ECOS DE LO REAL Y LO IMAGINARIO, QUE LLEGAN, DESDE LO MÁS PROFUNDO DE MIS ADENTROS.

Tú acomódate, desnuda tu cuerpo y tu alma, embriágate del aroma a sándalo… y sueña.

miércoles, 31 de diciembre de 2008

Si me sientes

Perderme en tu cuerpo, desierto de mis ansiedades, es como admirar el paisaje a través del cristal de mi ventana, vestido de lluvia.


Mis deseos florecen como los ciclámenes en otoño, a la sombra del aroma de tu piel. Y al sentir tus labios febriles recorrer mi ser, mi mente se nubla perdiendo el timón que equilibra mi centro.


Necesito que calmes mi sed, que nace del arroyo de mis flujos, que emanan efervescentes tan sólo con tu presencia.


¿Qué te puedo ofrecer? ¿Qué me puedes prometer? El contacto de las pieles, la penetración de los sexos, los deseos obscenos, un movimiento rítmico y lento, el sudor del esfuerzo, lamer nuestros huecos, el goce como único verbo.


Sabes que te daré más, que tú, me procuraras más. Enredaremos nuestras almas, nuestras sombras se fusionaran, y en nuestro lecho, la pasión yacerá desnuda, exhausta, oliendo a mar.


Mi delirio será el sosiego de tu excitación, no habrá camino de vuelta, las cartas estarán echadas. Al filo del abismo de nuestra inconsciencia, descansaran nuestros temores, y entre tu pensamiento y el mío, la ilusión será realidad.


Y si te paras un momento, y me sientes en silencio, entenderás, que no hay eco que no vuelva, que no hay olas sin espuma, y ya para siempre, lo queramos o no, no habrá tú, sin yo.

2 comentarios:

Ana Belio dijo...

Hacía tiempo que no leía algo tan sensible, sentido, intenso...me he sentido lluvia por unos instantes.

Resulta emocionante incluso imaginar que alguien pueda sentir algo así por ti, y que lo escriba.
Seguro que se sentirá muy afortunado.

Que bella lectura en este fin de año.

Un abrazo fuerte.

VANIDADES dijo...

Gracias Ana, me alegra que te guste.

Feliz año.