AQUELLOS SILENCIOS QUE MI ALMA HA GUARDADO DURANTE TANTOS AÑOS,AHORA HABLAN EN ESTE RINCÓN PERDIDO, EN EL QUE SE ENTREMEZCLAN LOS ECOS DE LO REAL Y LO IMAGINARIO, QUE LLEGAN, DESDE LO MÁS PROFUNDO DE MIS ADENTROS.

Tú acomódate, desnuda tu cuerpo y tu alma, embriágate del aroma a sándalo… y sueña.

domingo, 3 de julio de 2011

...



                        Demasiadas decepciones para una sola vida

2 comentarios:

Jenofonte dijo...

Tal vez (solo tal vez)
la mejor manera de no sufrir decepciones
sea no hacerse ilusiones.
¿Pero qué si el amor,
que dicen es ciego, es también sordo?
Porque nunca se ha visto que escuche razones
y hace que el corazón tropiece,
una y otra vez, con la misma piedra,
debiendo seguir remontando la cuesta,
lleno de magulladuras,
hasta el siguiente sueño...

VANIDADES dijo...

Incluso, o a pesar de las decepciones valió la pena ilusionarse, valieron la pena los sueños, por eso prometo seguir ilusionándome y seguir soñando.