AQUELLOS SILENCIOS QUE MI ALMA HA GUARDADO DURANTE TANTOS AÑOS,AHORA HABLAN EN ESTE RINCÓN PERDIDO, EN EL QUE SE ENTREMEZCLAN LOS ECOS DE LO REAL Y LO IMAGINARIO, QUE LLEGAN, DESDE LO MÁS PROFUNDO DE MIS ADENTROS.

Tú acomódate, desnuda tu cuerpo y tu alma, embriágate del aroma a sándalo… y sueña.

viernes, 8 de mayo de 2009

Viaje a ti


Acompañada de esa soledad que se había pegado a mi espalda hacía ya unos años, me subí al autobús. No tenía parada fija donde bajar, simplemente había salido a pasear, haciendo caso a un impulso instantáneo. Tenía las manos tan frías como el corazón, y al sujetarme a la barra, sentí doloridos los nudillos. Me perdí en el paisaje, la Barcelona de mis amores, la bella ciudad, que tanta calma me daba. Entonces, noté una mano que cubría la mía, me giré sobresaltada, ¿es que acaso no tiene otro lugar donde agarrarse?, pensé. Y al volverme me encontré con sus ojos, profundos, serenos, enmarcados por la huella de la madurez. Dejé mi mano bajo la suya, notando como su calor caldeaba mi alma. Nos bajamos en la siguiente parada, y nos quedamos allí, observando como el autobús se alejaba, llevándose con él, las soledades que nos acompañaban.

4 comentarios:

Ana Belio dijo...

Y después y a tu lado, cualquier milagro será posible.

VANIDADES dijo...

Siempre tan cálida, gracias guapa.
Mil besos

Eric Marváz dijo...

Aunque a veces ande en silencio (no por el cubrebocas que de nada vale ante la mentira), no pierdo la oportunidad de subirme a tus transportes o caminar por tus oscuridades. Besos y abrazos para las noches de sueños tórridos.

El ex lobo, Marváz.

VANIDADES dijo...

Yo también paseo en silencio por un lugar, el de nadie, en el que quizás, después de una larga noche, si me quedan fuerzas, te dejaré algunas letras.

Siento decirte que para mí, siempre serás el lobo, concédeme al menos ese privilegio.

Mil besos.