AQUELLOS SILENCIOS QUE MI ALMA HA GUARDADO DURANTE TANTOS AÑOS,AHORA HABLAN EN ESTE RINCÓN PERDIDO, EN EL QUE SE ENTREMEZCLAN LOS ECOS DE LO REAL Y LO IMAGINARIO, QUE LLEGAN, DESDE LO MÁS PROFUNDO DE MIS ADENTROS.

Tú acomódate, desnuda tu cuerpo y tu alma, embriágate del aroma a sándalo… y sueña.

lunes, 10 de marzo de 2008

Lento, muy, muy lento


Sus ojos encontraron sus miradas, miradas profundas después de tanto tiempo. En ellas estaban todas las palabras escritas en el chat, explicando sus sentimientos. Tres años en un suspiro, por fin se hallaban en ese escenario perfecto, mecidos por el vaivén del mar, que ponía música a su encuentro.


Las emociones vividas, se materializaban en sus cuerpos, que después de tanto tiempo, se encontraban para poder sentir, lo tantas veces descrito.


Las manos ardientes acariciaban el cuerpo ajeno, llevando a la realidad lo infinitamente soñado, en quimeras de pasión, que ahora se quedaban pequeñas, ante tan inmensa realidad.


El cuerpo sobre su cuerpo, el aliento en su aliento, y por fin… lo sintió dentro. Sus ojos se llenaron de lágrimas, por saber no eterno el momento, y nació el movimiento, lento, muy, muy, lento.


En un susurro, como para dentro, ella dijo:


-Con calma


-Apasionada (contestó él)


-Amado y amada (dijo ella)


-En el todo, y en la nada (le suspiró él)


-ummm, con calma (gimió ella)


-ohh, con calma… y con el alma (le musitó él)


-ammm, bésame y calla (le ordenó ella)


Y en su movimiento, lento, muy, muy, lento, un cuerpo sobre otro cuerpo, un beso sobre otro beso, y un momento, que la pasión… haría eterno.

4 comentarios:

Ana Belio dijo...

Una lenta lectura merece la pena en este texto...muy sensual y agradable a los sentidos.

Besos.

VANIDADES dijo...

Gracias, Ana, me conformo con que sea la mitad de agradable a los sentidos, de lo que suele ser lo que tu escribes.

Besos.

Anónimo dijo...

Hola, nunca te lo he dicho pero me gusta mucho como escribes.

Besos

VANIDADES dijo...

Gracias querido vanidoso, espero que te dejes caer más veces por aquí, en esta nuestra arca.
Besos.