AQUELLOS SILENCIOS QUE MI ALMA HA GUARDADO DURANTE TANTOS AÑOS,AHORA HABLAN EN ESTE RINCÓN PERDIDO, EN EL QUE SE ENTREMEZCLAN LOS ECOS DE LO REAL Y LO IMAGINARIO, QUE LLEGAN, DESDE LO MÁS PROFUNDO DE MIS ADENTROS.

Tú acomódate, desnuda tu cuerpo y tu alma, embriágate del aroma a sándalo… y sueña.

sábado, 15 de noviembre de 2008

Sueños


Cuando me dormí, al separar mi mente de mi cuerpo, queriendo, tomé rumbo a tu encuentro. Me acogiste templado, sereno. No pude ver tu rostro, pero si tus esponjosos labios, que besaron mi pecho. Mis manos te recorrían, queriendo abarcarte, y crearte eterno. La luna, se reflejaba en tu pómulo izquierdo, que brillaba del sudor, que te produjo el deseo. Y en esa pasión, en ese encuentro, en esos… mis sueños, te quito la ropa interior, me aprieto contra tu cuerpo, pongo mis labios sobre tus labios, abro los ojos, y entonces… te pierdo. Escapas entre mis dedos, se secan mis besos, me invade un vacio, ya no te tengo, ¿te tuve alguna vez? Quise creerlo. En mi propia quimera, instalé tu recuerdo, y cada noche, cuando me duermo, a solas y en silencio, voy a tu encuentro, y en las ondas de tu pelo oscuro, me pierdo, ese cabello que huele a pasión, pasión por la que arde mi piel, y en la que cada noche…deseándote muero.

4 comentarios:

Ana Belio dijo...

Dicen, aquellos que interpretan sueños, que en la realidad siempre sucede lo contrario al sueño.

Sí es así, quizás en la realidad no lo pierdas.

Felices sueños.

VANIDADES dijo...

Pues si así es, me alegra no recordarlos nunca.

Mil besos.

pepeman dijo...

Precioso sueño y escrito con dulzura y sensualidad, un chillao pati.

VANIDADES dijo...

Muchas gracias pepeman.

Y jajajajaja, otro pati.